viernes, 21 de marzo de 2014

INVENTOS POR CASUALIDAD...

El velcro

En 1941, George de Mestral se dio cuenta, mientras paseaba con su perro, cómo las pequeñas espigas se pegaban en la ropa y en el pelaje del animal. La curiosidad le llevo a observarlas a través del microscopio y decidió crear un tejido similar simulando los microscópicos ganchos de las espigas. Tras varios resultados fallidos, descubrió que el nylon cosido con rayos infrarrojos formaban el similar detalle de las espigas y que además de resistentes, éstas se pegaban sobre una tela de nylon más suave.