viernes, 4 de febrero de 2011

Experimento de la semana: el papel no arde.




Hemos comprobado que el papel, en este caso una cápsula para magdalenas, arde con mucha facilidad cuando se le acerca una llama.

Pero si ponemos un poco de agua dentro de la cápsula, vemos que no arde sino que el agua se va calentando.
El agua absorbe el calor de la llama y protege al papel.