jueves, 9 de mayo de 2013

Experimento: cambio químico de color

Parece magia pero no lo es. 
El sulfato de cobre cambia su bonito color azul por el blanco cuando lo calentamos, si lo dejamos enfriar y le añadimos una gota de agua vuelve a recuperarlo. 
El primer cambio (el agua se evapora) es una reacción que necesita calor, el segundo (el sulfato se vuelve a hidratar) desprende calor: hemos tocado la probeta y estaba caliente.